El 12 de mayo pasado se vivió en Inglaterra una protesta inaudita: un grupo de abogados, con frijoles enlatados en mano, protestando frente a la Corte Suprema por las reformas a la Ley de Servicios Legales de 2007.

 

Con esas reformas se permite que grandes empresas, como los supermercados contraten abogados o despachos de abogados que provean asistencia legal a sus clientes. Es decir, se trata de proporcionar servicios legales como un servicio más de una tienda. De ahí que cotidianamente se conozca a esta ley como Tesco, en relación con la cadena de supermercados del Reino Unido.

Las grandes firmas de abogados en Gran Bretaña se han unido para protestar contra estas reformas alegando que a quienes se deja en estado de indefensión es a los usuarios al proporcionarle servicios que quizá no necesite, por abogados que pueden no estar capacitados.

Argumentan, además, que con estas reformas las firmas de abogados tenderán a desaparecer hasta que en ciudades pequeñas dejen de existir, aunado a los planes para recortar la ayuda legal.

Quienes están a favor de las reformas, sin embargo, mencionaron que no ven inconveniente en que los servicios legales sean tan fáciles de conseguir como una lata de frijoles y que es lo que pretende esa ley, acercar estos servicios a los consumidores.

 

Quizá estemos frente a mayores cambios en la prestación de servicios jurídicos y que se iniciaron hace más de una década con servicios jurídicos on line y con estos cambios se pone en jaque a la manera tradicional de hacer negocios de los abogados.

 

Fuente Times on Line

www.miabogadoenlinea.net
Pin It