El primer ministro de Turquía, Racep Tayip Erdogan presentó lo que llamó el paquete de democratización, consistente en varias iniciativas de ley en materia de educación, libre asociación, protección de datos y respeto de las diferencias particularmente de raza y lengua.

Así, en materia de educación la reforma que ha estado impulsando para que se enseñen otras lenguas y dialectos en las escuelas de Turquía incluirá con las nuevas reformas a las escuelas privadas, por lo que podrán abrirse “centros de enseñanza privada” en los que la educación podrá impartirse en otras lenguas y dialectos usados en Turquía sobre bases diarias, siendo el Consejo de Ministros el que decidirá los dialectos autorizados para ser impartidos en estas escuelas.

También anunció la reforma de la Ley de Manifestaciones y Asociaciones No. 2911, la cual prorroga los horarios permitidos en las manifestaciones en lugares abiertos hasta el ocaso y en sitios cerrados hasta la medianoche. Asimismo anunció que para la autorización de los lugares y rutas de las manifestaciones se escuchará la opinión de los partidos políticos y sindicatos a fin de “democratizar” este derecho político. Asimismo anunció que gracias a la renovada “confianza” en la sociedad civil, desparece la figura del comisionado de gobierno que debía estar presente en las manifestaciones, y que en lo sucesivo la facultad de disolver manifestaciones ilegales estará a cargo de una autoridad regulatoria.

En materia de libertad de credo, el primer ministro Erdogan anunció la abolición de la ley que prohíbe a las mujeres llevar sus cabezas cubiertas por razones religiosas y reconoció que la prohibición de la indumentaria religiosa es violatoria de las libertades de pensamiento y credo y del derecho al trabajo, además de ser una medida discriminatoria. Hasta el momento las mujeres que en Turquía cubren sus cabezas con sus velos islámicos no pueden ser empleadas. La prohibición de usar indumentaria religiosa prevalece en ciertos casos como para los miembros del ejército, jueces y fiscales.

Se presenta también una ley para garantizar la protección de datos personales, lo cual es un derecho constitucional desde el año 2010.

El Código Penal de Turquía se actualizará para incluir sanciones a quienes intervengan en el estilo de vida de otra para forzar un cambio en su forma de pensar, opiniones o convicciones. Igualmente los crímenes de odio hacia un grupo de personas por razón de su religión, secta, lenguaje, raza, nacionalidad, género, discapacidad y creencias filosóficas o políticas se sancionará con prisión de uno a tres años.

Además se crea la Comisión de Igualdad y Antidiscriminación con facultades para intervenir en casos de violación a la prohibición de discriminar en instituciones públicas, pudiendo incluso propiciar acciones judiciales y administrativas.

El “paquete de democratización” incluye otras reformas a fin de proteger a ciertas minorías étnicas y religiosas.

Más información Turkishpress.com

 

www.miabogadoenlinea.net