La autoridad de salud de Dinamarca, Sundhedsstyrelsen, modificó la reglamentación vigente para la prescripción de antidepresivos a pacientes entre 18 y 24 años de edad a raíz del suicidio en 2011 de un joven de 20 años, Danilo Terrida, a quien habían prescrito antidepresivos once días antes de su suicidio.

En el caso de Danilo el médico le prescribió el medicamento tras una evaluación de escasos ocho minutos y no dio seguimiento a la evolución del paciente. Por su actuación negligente este médico fue declarado responsable del suicidio de este joven por la Agencia Nacional de Derechos y Quejas de Pacientes.

Frente a este caso la autoridad de salud de Dinamarca cambió la normativa para exigir a los médicos que antes de prescribir estos antidepresivos a pacientes entre 18 y 24 años de edad evalúen detenidamente a los pacientes.

El suicidio de Danilo Terrida en 2011 dio inicio a un debate sobre el uso de antidepresivos en Dinamarca y sus peligros. Sobre este particular se manifestó el médico investigador Peter Gøtzsche, presidente del Centro Nórdico Cochrane en el Rigshospitalet de Copenhague, quien señala que hay evidencia de que personas sanas han cometido suicidio tras usar antidepresivos y aclara que si bien la depresión es factor de riesgo para un suicidio, este riesgo se incrementa con el consumo de antidepresivos particularmente en pacientes de menos de 40 años.

La madre de Danilo Terrida declaró a los medios que está complacida con el cambio de reglas para evidenciar que se trata de medicamentos peligrosos.

Más información Dutch News

 

www.miabogadoenlinea.net