El arquitecto alemán Gerhart Becker fue sentenciado en un tribunal de Los Ángeles, California, a un año de prisión por su responsabilidad en la muerte de un bombero que acudió a su residencia en 2011 a apagar un incendio provocado por la mala construcción de una chimenea.

Gerhart Becker fue señalado como responsable del incendio y por tanto de la muerte del bombero por no haber declarado a los inspectores de construcciones la edificación de la chimenea, la cual no cumplió con normas de seguridad pues fue construida con materiales inflamables.

De acuerdo con los hechos declarados en el juicio, después de la inspección final de la construcción de la casa, este arquitecto construyó la chimenea la cual ocasionó un grave incendio que llevó al desplome del techo aplastando a tres bomberos, entre ellos Glenn Allen quien falleció posteriormente en el hospital a causa de las lesiones ocasionadas por la falta de oxígeno.

Requerido por las autoridades, Gerhart Becker vendió la casa por $7.5 millones de dólares lo que le permitió depositar una fianza de dos millones de dólares. Sin embargo frente a la inminencia de la sentencia decidió entregarse a las autoridades y no defender su caso.

Pese a que la fiscalía pedía una sentencia de cuatro años, el juez impuso una sentencia de un año de prisión al considerar que también hubo responsabilidad de los inspectores de construcciones, y es probable que, por diversas razones, este hombre solo cumpla seis meses tras las rejas, una situación que ha provocado el descontento del departamento de bomberos de Los Ángeles y de la fiscalía.

Terminada su sentencia, muy probablemente Gerhart Becker será deportado a Alemania pues durante el proceso se conoció que está en los Estados Unidos con una visa expirada.

Más información LA Times

 

www.miabogadoenlinea.net

Pin It