Un juez federal en San Diego, California, Estados Unidos, desechó una demanda interpuesta por 51 personas, en su mayoría marineros de cubierta de la Armada de los Estados Unidos, en contra del gobierno japonés y de TEPCO, empresa que opera la planta nuclear de Fukushima.

 

De acuerdo con la demanda después del terremoto de marzo de 2011 que provocó el accidente nuclear, TEPCO mintió sobre los niveles de radiación afectando al personal naval estadounidense que acudió a prestar auxilio.

 

Los demandantes, representados por el abogado Paul Garner, explicaron en su escrito que de acuerdo con los niveles de radiación declarados por TEPCO, la Armada de Estados Unidos tomó decisiones sobre los niveles de seguridad del personal que estaba a bordo del portaaviones USS Ronald Reagan, cuyos marineros se encargaban de limpiar y descontaminar la cubierta del portaaviones cuyas aeronaves llevaron ayuda a Fukushima.

 

Los marineros que formaban parte de la demanda argumentaban que sufrieron diferentes daños a la salud, desde dolores de cabeza, pérdida de cabello y fatiga hasta sangrados rectales y otros problemas gastrointestinales debido a la exposición a los muy altos niveles de radiación.

 

La juez estadounidense que revisó la causa, Janis L. Sammartino, desechó la demanda argumentando que no tenía jurisdicción para determinar si TEPCO había cometido fraude en contra del gobierno y Armada de los Estados Unidos y si el gobierno central de Japón estaba al tanto de que se estaba mintiendo sobre los niveles de radiación en Fukushima.

 

Pese al revés sufrido, el abogado representante del personal naval del USS Ronald Reagan declaró que tienen la oportunidad legal de volver a presentar la demanda pero que esta vez lo harán sin imputar al gobierno japonés, además de que representarán a 20 marineros más que desean unirse a la acción colectiva.

 

Sobre los niveles de radiación que existen, tanto TEPCO como el gobierno de Japón continúan argumentando que son muy bajos y que no hay peligro, pese a que la evidencia parecería señalar lo contrario, particularmente en el caso de varios niños que presentan cáncer de tiroides.

 

 

Más información Japan Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net