El pasado jueves , después de una arga agonía, murió Nelson Mandela, líder y padre de la Sudáfrica moderna. Y mientras el gobierno de ese país batalla logísticamente para recibir a los líderes del mundo que se reunirán en sus funerales el próximo día 15, algunos otros especulan cuál será el futuro de la marca Mandela ahora que él se ha ido.

 

La imagen y nombre de Mandela aparecen en distintos tipos de mercancía en Sudáfrica desde posters, botellas de vino y hasta pins y delantales para cocina y como era de esperarse, con su muerte esta presencia se ha incrementado.

 

La Fundación Nelson Mandela es la custodia de la obra de Mandela, como su autobiografía “Una larga caminata hacía la libertad” y el nombre de Nelson Mandela. esta fundación fue creada por él mismo como guardián de su legado, pero también tienen intereses en ella el gobernante Congreso Nacional Africano (CNA) y la propia familia de Mandela.

 

Además, Nelson Mandela creó alrededor de dos docenas de fideicomisos entre los cuales dividió su patrimonio para financiar la educación de sus nietos y bisnietos.

 

Estos fideicomisos se financian en parte con la venta de obras de arte y una línea de ropa llamada 46664, que es el número de prisionero de Mandela cuando estuvo en la isla Robben.

 

Pero la manzana de la discordia ha sido la Fundación Nelson Mandela (FNM). En marzo de este año  dos de las hijas de Mandela, Makaziwe y Zenani, habían demandado a cuatro directores de la FNM, entre los que se encontraban el exabogado y amigo íntimo de Mandela, George Bizos, el ex ministro y antiguo compañero de cárcel del ex presidente, Tokyo Sexwale, y el también ex abogado de Mandela Bally Chuene. En octubre de 2013 se desistieron de esta demanda.

 

Makaziwe y Zenani desde 2005 han estado tratando de obtener el control del fideicomiso e inclusive habían logrado designarse como beneficiarias del fideicomiso sin conocimiento de Mandela, acción que finalmente el líder sudafricano revocó.

 

La FNM administra alrededor de una docena de marcas y reservas de derechos que incluye además de 46664, el nombre “Nelson Mandela”, el nombre de clan de Mandela, “Madiba”, y “Rolihlahla” nombre de Mandela en su tribu.

 

En 2012 la fundación tuvo ingresos totales netos por 2.1 millones de dólares aproximadamente y activos por 27.9 millones de dólares. En 2011 los ingresos netos ascendieron a 3.2 millones de dólares y los activos eran de 25.2 millones de dólares.

 

En 2011 la FNM pagó a Mandela 270 mil dólares y 280,000 mil dólares el año pasado por las regalías del libro "Conversaciones conmigo mismo", continuación de su autobiografía.

 

Por otra parte, el Fondo de Nelson Mandela para la Infancia, que tiene derecho a usar el nombre de Mandela para la recaudación de fondos, entre 1995 y 2012 recaudó 115 millones de dólares en ingresos y pagó 44.5 millones de dólares en becas.

 

Aunque en Sudáfrica existen alrededor de 40 compañías que usan el nombre Mandela y 140 que utilizan el nombre Madiba, la FNM raramente demanda a quine utiliza el nombre o imagen de Nelson Mandela.

 

La imagen es otro tema porque en Sudáfrica ésta no cuenta con una protección adecuada, así que es fácil ver playeras con la imagen de Nelson Mandela que no están relacionadas con la fundación.

 

Además, la FNL no puede evitar el uso del apellido de Mandela por parte de los familiares que utilizan el apellido, siempre que lo liguen a sí mismos y no a Nelson Mandela y es así como existe el vino “House of Mandela” propiedad de dos de las hijas de Mandela, o la marca “Long Walk of Freedom” tomada del título de la autobiografía que que algunos de sus nietos usan en una línea de gorras y sudaderas. Inclusive dos de sus nietas protagonizan en Estados Unidos un reality show que se llama “Being Mandela”.

 

Por otra parte, el Congreso Nacional Africano, partido gobernante,  considera a Mandela como propio: “Mandela pertenece a la CNA primero y luego a todo el país," dijo el portavoz Jackson Mthembu al defender la criticada visita del Presidente Jacob Zuma a Mandela el pasado mes de abril.

 

Incluso el partido opositor Alianza Democrática, visto por muchos como un partido de los blancos privilegiados, ha utilizado la imagen de Mandela en sus campañas políticas.

 

Al final todos quieren un pedazo de Mandela.

 

 

Más información en stuff.co.nz

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It