En una decisión un tanto controvertida con fuerte impacto en materia ambiental, el Tribunal Superior de Nueva Zelanda, ubicado en Auckland, falló en contra de conceder asilo a un nacional de Kiribati desplazado por los efectos del cambio climático.

 

El caso fue presentado por Ioane Teitiota, de 37 años, quien dijo que tuvo que salir de su país, República de Kiribati, en el Océano Pacífico, por la elevación del nivel del mar lo que ha desembocado en la contaminación del agua, la pérdida de cosechas y la inundación de las casas.

 

Kiribati es un archipiélago y país insular integrado por 33 atolones de coral y una isla volcánica, diseminados en un área de más de tres millones de kilómetros cuadrados y que por su situación geográfica ha sufrido los efectos del calentamiento global y la elevación del nivel del mar. Por este motivo en 2012 se compraron terrenos a Fiji o Fiyi para una potencial reubicación de la población, además de que se están implementando otros programas como “migración dignidad”, en el que enseñan a los habitantes a desarrollar conductas que los hagan migrantes “atractivos”.

 

Ioane Teitiota llegó como inmigrante a Nueva Zelanda en 2007, donde nacieron sus tres hijos. Solicitó ser aceptado en el país como asilado bajo los argumentos que se han señalado, pero el tribunal de migración rechazó su solicitud. Este rechazo ha sido confirmado por el juez John Priestly, del Tribunal Superior, quien consideró que “al regresar a Kiribati no sufrirá una violación sistemática y sostenida de sus derechos humanos básicos como el derecho a la vida…o el derecho a alimentación adecuada, vestido o habitación”

 

Tras el fallo, Ionane Teitiota puede ser deportado, salvo que apele su caso ante la Surpema Corte de Nueva Zelanda, esperando que se revierta la decisión, lo que podría además sentar un importante precedente en materia migratoria en el país, ya que si bien en este caso la vida del migrante no está en riesgo inmediato, por el cambio climático, del que somos responsables todos, sus derechos humanos sí están siendo vulnerados, solo que no de una forma prevista por las leyes migratorias actuales.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net