Amira Osman Hamed es una mujer sudanesa de 35 años que está siendo procesada por faltas a la moral por no cubrir su cabeza con el velo islámico que lleva el nombre de hijab.

 

Amira fue detenida el pasado 19 de septiembre mientras estaba en una oficina pública en la localidad de Jebel Aulia, a las afueras de la capital sudanesa Jartum, por llevar su cabello sin cubrir con el velo islámico.

 

Por este delito esta mujer podría ser condenada a recibir el número de latigazos que el juez considere oportunos.

 

Amira Osman Hamed ha declarado a los medios que está lista a recibir ser flagelada por defender su derecho a no cubrir su cabeza conforme a la ley musulmana que fue impuesta por el régimen del presidente Omar al-Sharif, en el poder desde 1989.

 

Tras la detención de esta mujer se pidió a la fiscalía que desechara los cargos. Se trata de una decisión que la fiscalía no ha tomado pues si bien no ha remitido el expediente a la corte, tampoco ha desechado los cargos definitivamente por lo que esta mujer permanece en la incertidumbre jurídica.

 

El caso de Amira Osman Hamed es parecido al que ocurrió en 2009 cuando la periodista Lubna Ahmed al-Husayn fue detenida por usar pantalones. Ella rehusó aceptar su culpabilidad y su caso fue llevado a juicio donde finalmente se desecharon los cargos debido a la presión que diversas organizaciones hicieron sobre este caso.

 

Llevar o no la cabeza cubierta con el hijab o velo islámico, ya sea por razones religiosas, ideológicas o de simple preferencia debería ser respetado como un derecho de las mujeres, pero actualmente cubrirse y no cubrirse es una infracción dependiendo del sitio donde la mujer se encuentre, en países musulmanes o en algunos países europeos.

 

 

Más información Timeslive.com.za

 

www.miabogadoenlinea.net