El alcalde de Bogotá, capital de Colombia, Gustavo Petro, presentó este lunes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, una denuncia contra el estado de Colombia para detener su posible destitución e inhabilitación.

 

La destitución podría obedecer al proceso que el procurador colombiano, Alejandro Ordóñez, está efectuando en torno de denuncias contra Gustavo Petro por supuestas irregularidades en el servicio de limpia de Bogotá.

 

En la solicitud se pide a la CIDH que decrete una medida cautelar para que el procurador de Colombia suspenda el proceso disciplinario contra el alcalde Petro, pues se señala que con ese proceso la procuraduría está violando los derechos a la integridad personal, las garantías judiciales, los derechos políticos, la igualdad ante la ley y la protección judicial de Gustavo Petro.

 

En la denuncia de 26 páginas se argumenta que contra Gustavo Petro “se ha ejercido un trato discriminatorio” que ha llevado a “debilitar su gobernabilidad” y se señala que “el actual procurador Alejandro Ordóñez es reconocido por su intolerancia basada en sus convicciones religiosas”.

Además de pedir la suspensión del proceso disciplinario, se solicita que se ordene al estado de Colombia a derogar la facultad del procurador de inhabilitar a las personas para ejercer cargos en la administración pública, además de que se indemnice a Gustavo Petro.

 

Entrevistado por el diario colombiano El Tiempo, el secretario ejecutivo de la CIDH, el sociólogo mexicano Emilio Álvarez Icaza, dijo que “la solicitud de medida cautelar fue recibida esta mañana y está siendo procesada con el trámite normal que pasa por la revisión técnica de la secretaría ejecutiva para el posterior análisis y decisión por parte de la Comisión. Estas peticiones se analizan de manera urgente y pueden tomar varios días o semanas. Vale aclarar que cualquier determinación no implica una decisión de fondo sobre los méritos de la solicitud de medida cautelar”.

 

Los abogados de Gustavo Petro del despacho José Alvear y de la Asociación para la Promoción Social Alternativa, esperan que esta solicitud sea considerada trascendental y emblemática para que se priorice su estudio y el caso se fallado en pocos meses.

 

Ahora la CIDH debe decidir si acepta o niega la petición.

 

 

Más información El Tiempo

 

www.miabogadoenlinea.net