Quizá como una argucia para eludir la justicia de los Estados Unidos, Joran van der Sloot, el homicida de Stephany Flores, una joven peruana de 21 años y presunto extorsionador de la madre de Natalee Halloway, podría contraer matrimonio en el Perú.

 

Natalee Holloway es, o era, una adolescente estadounidense que en mayo de 2005 viajó a Aruba donde desapareció sin dejar rastro y su cuerpo no ha sido encontrado.

 

Siempre se ha sospechado que Natalee había sido asesinada y el principal sospechoso es Joran van der Sloot, pero las autoridades no encontraron evidencia suficiente.

 

En 2005 y años subsecuentes, la madre de Natalee, Beth Holloway viajó a Aruba para tratar de encontrar a su hija e incluso le pagó a Joran van der Sloot $25,000 para que le revelara el sitio donde se encontraba el cadáver de la joven, pero él no proporcionó la información y utilizó el dinero para viajar a Perú.

 

Por fraude telefónico y extorsión, este hombre, originario de los Países Bajos, es requerido por una corte federal en Estados Unidos.

 

Actualmente Joran van der Sloot se encuentra purgando una sentencia de 28 años en Lima, Perú, por el homicidio de Stephany Flores, una joven peruana de 21 años a quien Van der Sloot aceptó haber asesinado en un ataque de rabia porque ella había descubierto en su computadora personal material que lo ligaba con la desaparición de Natalee en Aruba.

 

Ha trascendido que este hombre podría contraer matrimonio con una mujer que conoció en prisión y en este sentido las autoridades del registro civil del municipio de Ancón, Perú, confirmaron que Leydi Carol Figueroa Uceda, de 22 años, inició los trámites para contraer matrimonio civil con Van der Sloot, ceremonia que se efectuaría en la cárcel de máxima seguridad Piedras Gordas I, donde él se encuentra recluido.

 

De acuerdo con abogados penalistas peruanos, si Joran van der Sloot contrae matrimonio con una peruana, adquiere automáticamente la nacionalidad de su cónyuge y de ser así no podría ser extraditado a los Estados Unidos por tratarse de un peruano, por lo que suponen que se trata de un matrimonio de conveniencia para eludir la posible expulsión del país.

 

Las autoridades del registro civil declararon también que están a la espera de que se satisfaga un requisito más sin el cual el matrimonio no podría efectuarse y es la autorización por parte del Instituto Nacional Penitenciario de Perú, que por tratarse de un convicto por homicidio debe ser sometido a una evaluación psicológica para determinar si representa o no un peligro para su futura esposa.

 

Se trata de un caso muy parecido al ocurrido en Argentina en donde el homicida de una mujer contrajo matrimonio con la hermana gemela de su víctima, quien pese a haber sido evaluada psicológicamente fue declarada capaz para contraer el matrimonio con el asesino confeso de su hermana.

 

 

Más información Larepublica.pe

 

www.miabogadoenlinea.net