El gobierno holandés está ofreciendo permisos de residencia temporales a extranjeros. Solo deben estar dispuestos invertir en empresas holandesas por lo menos €1.25 millones de euros.

 

Se trata de una política impulsada por el gobierno del primer ministro Mark Rutte que estará vigente a partir del próximo 1 de octubre y que otorgará permisos de residencia válidos por un año.

 

La medida fue anunciada por el ministro de justicia, quien señaló que las solicitudes no serán aprobadas en automático, sino que serán revisadas por el ministro de asuntos económicos quien deberá determinar si el monto que se ofrece invertir además contiene valor agregado como la generación de empleos, independientemente de que se revisará de dónde proceden los recursos para evitar el lavado de dinero y se investigará a la persona que solicita el permiso de residencia para verificar que no supone un riesgo a la sociedad.

 

Pese a que la medida busca una mayor recuperación económica, ha sido criticada por la oposición que la considera una medida discriminatoria contra los refugiados que salen huyendo de sus países de origen en una absoluta pobreza o de aquellos que ya han obtenido permiso de residencia pero que para llevar a vivir con ellos a algún familiar necesitan demostrar que ganan por lo menos el 120 por ciento del salario mínimo.

 

“Si tienes mucho dinero y quieres invertirlo, estamos diciendo ‘ven aquí’”, dijo el primer ministro aclarando que “estamos hablando de un grupo completamente diferente” al de los extranjeros refugiados.

 

El gobierno espera recibir cientos de solicitudes operando este esquema que ha sido calificado por algunos medios como “venta” de permisos de residencia y que opera en otros países como Canadá, Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña y Francia.

 

 

Más información Dutchnews.nl

 

www.miabogadoenlinea.net