El Alto Tribunal de Masaka, Uganda, presidido por la juez Margaret Oumo Oguli, condenó a una joven de 18 años a seis horas de prisión por el homicidio de su padre.

 

En este caso se conoció que la joven mató a su padre después de haber sido violada por él, una acción que este sujeto llevaba repitiendo desde que la hoy convicta era una niña de 13 años.

 

Al presentar su caso, la fiscalía pidió la máxima pena por homicidio que es la pena de muerte, argumentando que la joven no tenía que haber matado al padre, sino haber dado parte a las autoridades. Además argumentó que se había tratado de un crimen violento efectuado con un cuchillo.

 

La defensa de esta joven, a cargo del abogado Edward Kikirengoma, argumentó que el acto que el padre había cometido contra su defendida era muy reprobado por la comunidad, especialmente en el Reino de Buganda, provincia en donde ocurrieron los hechos.

 

Además describió que esta joven, embarazada de seis meses con el hijo de su padre, estaba cansada de los constantes ataques sexuales y por ello actuó como lo hizo. Asimismo se supo que este hombre no solo había cometido estos ataques contra esta joven sino que también había embarazado a otras dos de sus hijas.

 

Frente a los hechos la juez otorgó una sentencia mínima a esta joven, dictando una inusual sentencia de seis horas de prisión. Llama la atención, sin embargo, que pese a lo dramático de los hechos, la joven haya sido declarada culpable y no se le excluyó de responsabilidad como pudo haber sucedido en otros sistemas judiciales.

 

 

Más información Africa Review

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It