Un extranjero que en 1991 fue deportado de Costa Rica y que en Florida, Estados Unidos, fue sentenciado a 20 años de prisión por narcotráfico, regresó a residir en su finca de Paraíso de Cartago, Costa Rica.

 

Se trata de Israel Lázaro Abel, cubano nacionalizado estadounidense y quien llegó en 1989 a residir al país centroamericano en compañía de su esposa y su hijo.

 

Lázaro Abel, hoy de 70 años, fue detenido por la agencia antinarcóticos de los Estados Unidos, DEA, en junio de 1991, por imputaciones de narcotráfico. Tras su detención el gobierno de Costa Rica canceló el permiso de residencia que había obtenido por parte de las autoridades migratorias de ese país.

 

Fue condenado por una Corte Federal del Distrito Sur de Florida, Estados Unidos, por haber introducido en ese país cocaína procedente de Colombia entre los años de 1985 y 1987 y se le condenó a 20 años de prisión y tres años de libertad supervisada.

 

Cumplida su sentencia en 2011, Lázaro Abel regresó a vivir a su finca de Costa Rica, y se ha registrado su estadía constante en el país desde el 30 de noviembre de ese año, pese a que carece de la calidad migratoria para permanecer en él.

 

De acuerdo con la información que se ha obtenido, este hombre ha estado entrando y saliendo del país por un solo día por la frontera con Panamá, razón por la cual la Dirección de Migración no ha detectado las irregularidades.

 

Sobre este caso se pronunció el ministro de Seguridad y Gobernación, Mario Zamora, quien dijo que “evidencia un divorcio entre lo que aparece registrado en los controles migratorios y las sentencias judiciales”.

 

Alertados sobre el caso las autoridades migratorias declararon que analizarán este caso para ver si es conveniente que este hombre permanezca en el país, y aunque un diputado incluso habló de segundas oportunidades, la opinión de muchos ciudadanos es que en este caso mejor se aplique la ley.

 

 

Más información Nacion.com

 

www.miabogadoenlinea.net