La organización que exige del gobierno japonés compensación para las esclavas sexuales que tomaron los soldados durante la Segunda Guerra Mundial está buscando apoyo para que el 14 de agosto se reconozca internacionalmente como un memorial hacia lo que vivieron mujeres asiáticas.

Los historiadores suponen que durante la Segunda Guerra Mundial el ejército japonés tomó a unas 200,000 mujeres en Asia como esclavas sexuales, también conocidas como “mujeres de consuelo”.

La mayoría de estas mujeres fueron coreanas pero también se cuentan testimonios de mujeres filipinas que fueron secuestradas, mantenidas cautivas, abusadas sexualmente y luego liberadas. Muchas de ellas, por temor y vergüenza, no revelaron este pasado y las que lo han hecho lo hicieron siguiendo los pasos de Kim Hak-soon, una mujer coreana que apenas en 1991 reveló que había sido secuestrada en 1944 por japoneses, cuando tenía 17 años de edad, y obligada a prostituirse. Gracias a este testimonio el mundo conoce de la existencia de las “mujeres de consuelo”, término empleado por el gobierno japonés, aunque ellas prefieren ser llamadas por lo que les hicieron: esclavas sexuales.

El gobierno de Japón ha tenido problemas para reconocer esta parte de su pasado y si bien el primer ministro Shinzo Abe había reconocido su existencia, la declaración más reciente sobre el tema parece ser un retroceso pues declaró que no existían pruebas suficientes de que el gobierno japonés hubiera coaccionado a mujeres para prostituirse a favor del ejército imperial japonés.

Los grupos de apoyo a las mujeres que sobreviven a esta tragedia siguen exigiendo del gobierno japonés una compensación y para presionar al gobierno en sus demandas han estado solicitando a la ONU que establezca el 14 de agosto como el día de recuerdo de las mujeres de consuelo.

Esta propuesta es apoyada por el ex secretario general de la ONU, Anwarul Chowdhury, que en el 2000 impulsó la resolución para proteger a mujeres y niños en zonas de conflicto, y quien estuvo presente en una reunión que varias víctimas de la esclavitud sexual sostuvieron el pasado fin de semana en Tokio, Japón.

La fecha que proponen, 14 de agosto, es significativa pues es un día antes de la conmemoración de la rendición del ejército japonés.

Más información Japantoday.com

www.miabogadoenlinea.net

Pin It