La Corte Suprema de Justicia de Argentina intervino en un caso de desalojo en que la Asesoría Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires quería intervenir para representar los derechos de los niños y adolescentes de la familia a ser desalojada.

 

La Corte falló en este caso que los desalojos no afectan el derecho a la vivienda de los niños y que si hay afectación de sus derechos, ésta es previa al desalojo.

 

El caso se refiere a la orden de desalojo que se ordenó tras haberse comprobado el delito de usurpación de un inmueble en que también habitaban menores de edad. Así, se comprobó que la familia ocupaba el edificio sin tener derecho legal a ello.

 

Al conocer de este caso, la Asesoría Tutelar en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad de Buenos Aires solicitó que se le permitiera revisar el expediente para emitir un dictamen en relación con los derechos e intereses de los menores que residían en el inmueble que pudieran verse afectados por el desalojo.

 

La solicitud fue rechazada porque el juez consideró que no había legitimación conforme a la legislación vigente que limita la participación de la Asesoría Tutelar en causas penales a casos en que los menores de edad fueran imputados, víctimas o testigos de un delito.

 

La Asesoría Tutelar recurrió esa decisión y el caso llegó a la Suprema Corte de Justicia donde se decidió desestimar la queja argumentando que el desalojo no vulnera el derecho constitucional de los niños a una vivienda porque no existe la titularidad de esa vivienda por parte de los adultos que son responsables de los menores de edad.

 

De esta forma los magistrados consideraron que le derecho a la vivienda no se refiere solamente a un techo, sino que incluye “el derecho a vivir en seguridad, paz y dignidad en alguna parte” por lo que “no se trata del mero estar en una casa sino de estar allí con derecho”, concluyendo que si se afectó el derecho a la vivienda de los niños fue antes de que se ordenara el desalojo porque no residían ahí con seguridad jurídica.

 

Con este fallo la Corte Suprema de Argentina deja muy claro que no se puede invocar el derecho de los niños a la vivienda para legitimar una ocupación porque sería colocar la responsabilidad de dar vivienda a los niños en terceros a costa de su propio derecho de propiedad.

 

No es la primera vez que se pretende invocar el derecho de los niños a una vivienda para evitar un desalojo. A principios de este año una corte holandesa falló en contra de una madre que pretendía evitar el desalojo de la casa que habitaba y que estaba hipotecada argumentando el derecho de su hija de 9 años a una vivienda digna.

 

 

Más información Diariojuridico.com

 

www.miabogadoenlinea.net