La Ley de Organizaciones Religiosas de Rusia está siendo revisada a fin de presentar una iniciativa de reformas que adecue las exigencias legales a los tratados internacionales en la materia.

 

De esta forma el ministro de Justicia de Rusia anunció que se plantean cambios para que las disposiciones no infrinjan, como lo hacen ahora, la Convención Europea de los Derechos Humanos.

 

La disposición que ha generado controversia es la relativa a la eliminación de la obligación de que un grupo confesional demuestre su existencia en el país por un periodo mínimo de 15 años a fin de obtener el registro como persona jurídica.

 

Asimismo se podría derogar la disposición que obliga a las organizaciones religiosas a informar anualmente si continúan su actividad en territorio ruso.

 

De las tres confesiones mayoritarias de Rusia, ortodoxa cristiana, judaísmo e Islam, ha sido la Iglesia Ortodoxa la que ha manifestado oposición a las reformas argumentando que al anularse el plazo de 15 años de labor en Rusia para obtener el registro, podría facilitar la aparición de los Testigos de Jehová y de otras organizaciones no tradicionales que podrían representar una amenaza para la “seguridad espiritual” de los rusos, según lo manifestó la directora del servicio jurídico del Patriarcado de Moscú, la religiosa Ksenia.

 

Esta misma directora jurídica se manifestó en contra de la aplicación de las leyes de monitoreo de las Organizaciones de la Sociedad Civil, OSC, a las organizaciones religiosas porque no se considera las diferencias que existen entre unas organizaciones y otras y se infringe el principio de separación de las religiones del estado.

 

De forma contraria, las reformas propuestas por el ministerio de Justicia, han sido bien recibidas por judíos y musulmanes para quienes la comprobación de actividad en territorio ruso por 15 años es un requisito que ya cumplió con su función y que actualmente obstaculiza el registro de asociaciones religiosas.

 

 

Más información RIA Novosti

 

www.miabogadoenlinea.net