En el proceso penal que el Departamento de Justicia sigue contra la empresa petrolera Halliburton por el derrame de petróleo en el Golfo de México ocurrido en 2010, la empresa ha accedido a declararse culpable de destruir información.

 

Se trata de un acuerdo por el cual Halliburton accede a pagar la multa máxima de $200,000 dólares y queda en período de prueba por dos años mientras que el Departamento de Justicia retira los cargos penales.

 

Adicionalmente Halliburton ha accedido a hacer una contribución voluntaria de $55 millones de dólares a la fundación nacional de vida salvaje y marina.

 

Previo al derrame, Halliburton había recomendado a BP, British Petroleum, que también se declaró culpable del derrame de petróleo, incluir 21 collares de metal para estabilizar la cementación, pero BP decidió colocar solo 6 collares. Después del accidente Halliburton ordenó la destrucción de las simulaciones por computadora que mostraban que la diferencia entre 6 y 21 collares era mínima para lograr la estabilidad de la cementación, siendo ésta el verdadero problema.

 

Durante el juicio civil que se sigue paralelamente, ya un ejecutivo de Halliburton declaró que el método de cementación, debido al diseño del pozo y a otros factores, era una labor con pocas probabilidades de éxito. Sin embargo, y con conocimiento de causa, Halliburton decidió efectuar la cementación que resultó poco estable.

 

Expertos en derecho consideran que la declaración de culpabilidad de Halliburton en el juicio penal jugará en su contra en el juicio civil que se sigue en Nueva Orleans por los daños ocasionados a residentes y comerciantes de la zona afectada pues la empresa resultará con mayor responsabilidad y por tanto podría ser sentenciada a pagar una mayor compensación de la que se había proyectado inicialmente.

 

Además opinan que esta declaración jugará a favor de BP, empresa que se declaró culpable de los 14 cargos penales por el accidente, pues la deslindará de responsabilidades confirmando lo que los abogados de esta empresa han sostenido de que si bien cometieron algunos errores, comparten responsabilidad con Halliburton y Transocean, que estaba encargada de los sistemas de seguridad que no funcionaron.

 

En noviembre pasado BP accedió a pagar 4,500 millones de dólares por daños y este año Transocean se declaró culpable de los cargos penales que se le imputaban y fue sentenciada a pagar 400 millones de dólares, además de otras sanciones.

 

 

Más información NY Times

 

www.miabogadoenlinea.net