El próximo 16 de julio está prevista la comparecencia ante el juez de Justin Carter, un joven de 19 años de Texas, Estados Unidos quien ha sido acusado de hacer amenazas terroristas.

 

Justin Carter fue detenido por la policía en febrero de este año después de que alguien lo denunció anónimamente por haber escrito una amenaza en la red mientras jugaba un videojuego en línea.

 

“Estoy pensando disparar en un kindergarten y ver la sangre de los inocentes derramarse y comer el corazón batiente de uno de ellos”, fueron las palabras que Carter escribió después de que otro jugador le llamara loco.

 

Desde su detención y consecuente encarcelamiento, Justin Carter y su abogado han argumentado que sus palabras eran un chiste, uno de muy mal gusto, pero finalmente un chiste. Pero las autoridades de Texas no lo han tomado a la ligera pues sostienen que este tipo de amenazas suelen ser previas a ataques multitudinarios como ocurrió en Columbine o más recientemente en una escuela en Newton, ambos sucesos en los Estados Unidos.

 

El abogado de Justin Carter, Don Flanary, insiste en que el comentario fue grotesco e inapropiado, pero sin intención de lastimar a nadie y sostiene que es el mismo tipo de comentarios que las personas suelen hacer en las canchas de baloncesto, calles y vecindarios.

 

Sin embargo el comentario de Justin Carter se hizo en la red, y aunque estaba destinado a ser leído por su oponente en el videojuego, al estar en una comunidad abierta fue leído por un gran grupo de personas, muchas más de las que hubieran escuchado sus palabras si las hubiera dicho en la calle o en una cancha de baloncesto.

 

Durante la próxima audiencia del 16 de julio el abogado de Carter pretende una reducción de la fianza de su cliente a fin de que pueda salir de prisión, y evitar que el caso llegue a juicio pues si eso sucede, el joven enfrenta la posibilidad de una sentencia de hasta 10 años en prisión.

 

El caso de Justin Carter no es el único de este tipo ya que hay otros en otros estados y países, lo que pone sobre la mesa de debate la libertad de expresión y sus límites y lo que probablemente nos tenga que llevar a ejercer la prudencia en la red respecto de estos chistes de mal gusto, como se ha tenido que ejercer en aviones y aeropuertos después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net