El próximo 21 de junio la farmacéutica Pfizer perderá en Europa la patente del medicamento que le reporta ingresos por 2 mil millones de dólares al año en el mundo, es decir, Viagra. En otros países como Brasil ya la perdió.

 

Las patentes a nuevos medicamentos se conceden en términos generales por 15 años, por lo que al haber sido introducido en el mercado en 1998, la exclusividad de Pfizer para fabricar y distribuir Viagra está llegando a su fin.

 

En Estados Unidos la patente de Viagra seguirá vigente hasta el año 2019, gracias a una decisión tomada en 2011 en que se reconoció que el laboratorio había registrado una primera patente en 1990, mientras el compuesto era investigado, y una segunda patente cuando el medicamento demostró su eficacia frente a la disfunción eréctil. El laboratorio Teva argumentaba que la segunda patente era inválida, pero el juez concedió la razón a Pfizer, prorrogando un patente que debió haber concluido en ese país en marzo de 2011.

 

El fin de la patente significa que ahora el medicamento usado para tratar la disfunción eréctil podrá ser fabricado y distribuido bajo su nombre químico, sildenafil.

 

En Alemania se calcula que por lo menos 28 manufactureras estarían por lanzar su versión genérica de sildenafil a un precio considerablemente menor de las 10.30 y 14.94 euros que hoy en día cuesta cada pastilla, dependiendo de su gramaje. Pfizer incluso lanzará el mismo Viagra a bajo costo, con un precio por pastilla de entre 2.08 y 6.25  euros.

 

La liberación de la patente no solo es una buena noticia para los usuarios de Viagra sino también para los sistemas estatales de salud que tienen incorporada la pastilla en su cuadro de medicamentos. Por ejemplo en la Gran Bretaña el Sistema Nacional de Salud, NHS por sus siglas en inglés, tan solo en 2012 gastó 40 millones de libras al año en las casi 2 millones de recetas que los médicos del sistema expidieron a sus pacientes.

 

El gremio médico, sin embargo, está alertado a la población sobre el consumo de Viagra y sus potenciales peligros por sobredosis, lo anterior porque se prevé que al disminuir el precio, más hombres lo consuman para lograr una erección más prolongada de las cinco horas que se logran con el sildenafil.

 

 

Más información El Mundo

 

www.miabogadoenlinea.net