El caso contra el actual presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, tuvo una nueva complicación cuando el domingo pasado una juez de la Sala V de la Corte Penal Internacional, CPI, se excusó de conocer de este caso.

 

Se trata de la juez Christine Van den Wyngaert quien citó como causa para excusarse del caso la negligencia de la fiscalía al no haber verificado adecuadamente la evidencia del caso.

 

Dicha negligencia se basa en el hecho de que en este caso se retiraron en marzo de este año las acusaciones contra Francis Muthaura co acusado de Uhuru Kenyatta y del vicepresidente William Rutto, acusados todos de haber participado en la violencia postelectoral de 2007 cuando murieron más de mil personas y cientos de miles fueron desplazados.

 

Al retirarse los cargos contra Muthaura , la fiscal general de la CPI, Fatou Bensouda, declaró que el caso era desechado debido a que un testigo clave en contra de este ex funcionario aceptó haber mentido y los demás testigos o han fallecido o se han negado a declarar. Aclaró que solamente se retiraban las imputaciones contra Francis Muthaura.

 

Estos antecedentes fueron en los que se basó la juez Christine Van den Wyngaert para excusarse del caso. Su declaración fue firmada por el presidente de la CPI, el juez Sang-Hyun Song y se acordó que sería el juez Robert Fremr quien la sustiuiría en el juicio.

 

Así, la Sala V que juzgará al presidente de Kenia Uhuru Kenyatta y a su vicepresidente William Rutto, queda conformada por los jueces Kuniko Ozaki, Robert Fremr y Chile Eboe-Osuji.

 

Pese a las acusaciones en su contra, Uhuru Kenyatta alcanzó el 50 por ciento de los votos en las pasadas elecciones en Kenia por lo que fue investido como presidente el pasado 9 de abril.

 

 

Más información Africa Review

 

www.miabogadoenlinea.net