La fiscalía general del Reino Unido presentó acusación contra dos personas por haber violado deliberadamente una orden judicial de no revelar las identidades actuales de quienes fueron juzgados y sentenciados hace 20 años por el homicidio de un niño de dos años, James Bulger.

 

Los homicidas de James Bulger fueron Robert Thompson y Jon Venables de 10 años en ese momento, quienes salieron en 2001 de prisión con una nueva identidad.

 

Para evitar que fueran a agredidos o estigmatizados, en 2001 se emitió la orden judicial que prohíbe a cualquier persona revelar la identidad de estas dos personas incluyendo nuevos nombres, domicilio actual o imágenes.

 

El pasado 12 de febrero se cumplieron 20 años del homicidio de James Bulger lo que dio ocasión para que muchas personas escribieran información en redes sociales sobre Thompson y Venebales, violando la orden de restricción.

 

Dos de las personas que escribieron información y colocaron fotografías en redes sociales, uno en Facebook y otro en Twitter, fueron los hoy procesados Dean Liddle y Neil Harkins.

 

La fiscalía declaró que sin importar si la información revelada en redes sociales sobre Thompson y Veneables es cierta o falsa, deliberadamente y con conocimiento estas dos personas incumplieron la orden judicial y como sanción piden al juez que dicte pena de prisión o cualquier otra que considere adecuada para sancionar el desacato cometido por los imputados. A juicio de la fiscalía el haber colocado esta información supuso un grave riesgo de daños físicos o de muerte para las personas señaladas por ellos como Thompson y Veneables.

 

La fiscal del caso declaró que su oficina, con la autorización del fiscal general, Dominic Grieve, está considerando presentar a otras personas ante la corte por el mismo delito de desacato de la orden judicial en el caso de James Bulger.

 

Es la primera vez que la fiscalía británica lleva a juicio un caso de desacato cometido utilizando redes sociales.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net