La corte de distrito de Utsunomiya en Japón, sentenció a siete años de prisión al chofer de una grúa que al haber experimentado un ataque de epilepsia ocasionó un accidente que acabó con la vida de seis niños en abril de 2011.

 

Lo interesante de este caso es que no solo el chofer de la grúa fue encontrado culpable, sino también su madre, quien fue condenada a pagar una indemnización a los familiares de las víctimas.

 

En la demanda, los padres de los niños que murieron atropellados por la grúa pidieron al juez que hiciera a la madre del chofer de la grúa, Masato Shibata de 28 años de edad, co responsable del accidente al no haber cumplido su obligación de hablar con su hijo para que no solicitara el empleo de conductor de grúas debido a su condición de epiléptico. Se trata de una decisión que ha llamado nuestra atención pues el chofer de la grúa no es menor de edad y sin embargo su madre ha sido responsabilizada de sus acciones. Desconocemos las razones por las que el padre no asumió también responsabilidad.

 

La corte de Utsunomiya también sentenció al patrón de Masato Shibata a indemnizar a las víctimas pues conocía de la condición médica de su empleado. En conjunto el patrón, el chofer y su madre deberán indemnizar con 125 millones de yenes, equivalentes a $1,256,407 dólares, a los padres de los seis niños que murieron en su camino al colegio.

 

Este accidente ocasionado por un conductor epiléptico no es el único que ha ocurrido en las vialidades de Japón, lo que ha puesto de manifiesto que son varias las personas que mienten a las autoridades para obtener licencias de conducir ocultando esta condición médica. Por ello las autoridades han propuesto penas más severas a quienes oculten información para obtener sus permisos de manejar.

 

 

Más información Japan Today

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It