El Departamento de Justicia de Estados Unidos interpuso en Nueva York una demanda en contra de Novartis A.G. de fraude por decenas de millones de dólares al inducir a las farmacias a persuadir a los pacientes a cambiar los medicamentos que usaban después de un trasplante de órganos por el uso de Myfortic, medicamento producido por la farmacéutica, disfrazando los sobornos con rebajas y descuentos.

 

En la demanda se señala que el esquema fraudulento obligó a Medicare y Medicaid, programas de salud, a gastar decenas de millones de dólares en reembolsos basados en falsos reclamos.

 

La demanda establece que desde 2005 Novartis, farmacéutica suiza, ha venido aplicando este esquema ofreciendo bonificaciones sobre las ventas anuales de Myforti o varios cientos de miles de dólares por el incremento del número de pacientes trasplantados que usan Myfortic.

 

Las autoridades señalan que el esquema viola la ley anti soborno y causó daño a los programas de salud al tener que reembolsar indebidamente recetas de Myfortic.

 

Novartis rechaza estas acusaciones, pero existe el antecedente de que en 2010 se declaró culpable de una violación menor al comercializar de forma ilegal un medicamento para la epilepsia llamado Trileptal.

 

Esta práctica se está extendiendo entre las farmacéuticas. GlaxoSmithKline fue sancionada el año pasado por sobornar médicos para que prescribieran ciertos medicamentos. Los sobornos incluían boletos de alto precio para espectáculos, viajes a Hawái y hasta entradas al concierto de Madonna.

 

 

Más información wsj.com