Una corte en Turquía concedió la razón a la Dirección General de Fundaciones Piadosas y concluyó que el haber convertido a la iglesia/mezquita de Santa Sofía en la ciudad de Trebisonda en museo, es una ocupación ilegal.

 

Esta decisión pone en riesgo el futuro del edificio del siglo XIII, único en su tipo por su arquitectura bizantina, esculturas y pinturas, que pretende ser reconvertido en mezquita por los musulmanes.

 

El edificio de Santa Sofía en Trebisonda, al noroeste de Turquía, fue construido como iglesia entre 1238 y 1263, pero después de que Mehmed II conquistara la ciudad en 1461, convirtió a la iglesia en mezquita y cubrió con cal los frescos que en ella existían.

 

Durante la Primera Guerra Mundial funcionó como hospital y depósito para volver a operar como mezquita hasta 1958 cuando sus frescos fueron revelados. En 1964 se convirtió legalmente en un museo por su importancia histórica y artística y pasó a ser administrado por el ministerio de cultura y turismo de Turquía.

 

La Dirección General de Fundaciones Piadosas, también un órgano de gobierno que administra las mezquitas históricas, argumentó en la corte que como mezquita Santa Sofía es una parte inalienable del legado del sultán Mehemed II y que por tanto se trata de un edificio que no podría funcionar para nada más que para mezquita.

 

La corte concedió la razón a las Fundaciones Piadosas con lo que la propiedad y administración del inmueble regresa a manos de los musulmanes y con ello la posibilidad de que los frescos vuelvan a ser cubiertos y el edificio remodelado para funcionar nuevamente como mezquita y dar servicios religiosos.

 

Se trata de un fallo que no solo afecta a Santa Sofía de Trebisonda, sino que podría sentar un importante precedente respecto de otros museos que en su momento fueron iglesias y luego mezquitas, como la homónima Santa Sofía de Estambul, la que también ha estado en pleito pues bajo la fe musulmana una mezquita es sagrada y por ello no debe convertirse en museo. Santa Sofía de Estambul fue convertida en museo por decreto ministerial de 1935 durante la primera presidencia de la República de Turquía, a cargo de Mustafa Kemal Ataturk.

 

Hay quienes opinan que por su importancia mundial Santa Sofía de Estambul no volverá a ser mezquita pues una resolución de este tipo pondría en entredicho la misión de Turquía como guardián de una herencia mundial, pero se trata de una posibilidad que ya ha ocurrido con otras construcciones históricas y que está sucediendo con Santa Sofía de Trebisonda que, de acuerdo con Anthony Eastmond del Instituto de Arte Courtauld en Londres, es la estructura bizantina del siglo XIII más completa que existe en la actualidad.

 

 

Más información The Art Newspaper

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It