Apple y los padres que en abril de 2012 presentaron en California una demanda por el alto costo de los extra de las aplicaciones vendidas por esa empresa en juegos para niños, llegaron a un millonario acuerdo.

 

La demanda interpuesta argumentaba que Apple ofrecía aplicaciones gratuitas para los niños a través de sus dispositivos móviles, sin explicar que los extra tenían un costo adicional, a veces de más de $100 dólares.

 

Como las tarjetas de crédito de los papás se encuentran vinculadas al iPhone o iPod, los niños podían gastar dinero sin saberlo y los padres solo se enteraban hasta 24 horas después de realizada la compra.

 

En vista de esta demanda Apple diseñó un programa por el cual los papás pueden bloquear sus cuentas de crédito cuando sus hijos utilicen el iPhone, pero no todos los padres saben que este programa existe ni conocen como activarlo.

 

En este litigio radicado en California, la empresa presentó un plan en el que propone indemnizar a los padres que logren demostrar que sus hijos compraron aplicaciones sin autorización. Un acuerdo que podría costarle a la empresa más de 100 millones de dólares y del que se podrían beneficiar 23 millones de personas.

 

Apple propuso, y los padres que demandaron aceptaron, dar crédito en la tienda iTunes a los padres o regresar el dinero en efectivo cuando las compras hayan sido mayores de $30 dólares.

 

El acuerdo, que solo es válido en los Estados Unidos, debe ser revisado por el juez en una audiencia que está planeada a efectuarse este viernes 1° de marzo.

 

Con este acuerdo podría ponerse fin a uno de los problemas que enfrenta Apple en materia de las aplicaciones para niños, pero no para otro que sigue siendo investigado por la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos, FTC por sus siglas en inglés, en materia de privacidad de datos.

 

Según un estudio realizado por ese organismo cientos de aplicaciones móviles o para celulares dirigidas a los niños, no proporcionan la suficiente información a los padres sobre el tipo de información que obtienen y cómo y a quién la comparten.

 

Se trata de una investigación que no solo afecta a Apple pues en el estudio se examinaron 400 aplicaciones móviles para niños, la mitad disponibles en Apple App Store y la otra mitad en Android Market y se concluyó que solo el veinte por ciento cumple con las leyes y normas sobre las prácticas de recolección de datos.

 

La FTC está tratando de que se revise la ley para incluir nuevas disposiciones de protección para los niños y actualizar la protección a los nuevos desarrollos tecnológicos.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net

 

{loadposition aaa}