Este martes un tribunal en Dinamarca encontró culpable de tráfico de personas a una mujer, en lo que se considera el caso más grande de trata de personas en la historia de Dinamarca.

 

La mujer, de 43 años es madre de dos hijos y originaria de Filipinas. Por razones de seguridad su nombre no ha sido dado a conocer y solo se le conoce por las iniciales IPB.

 

Originalmente fue acusada de emitir visas de turista fraudulentas a 1,049 personas, pero la cifra se redujo a 493 durante el proceso judicial. De este número, las autoridades calculan que habiendo entrado por Dinamarca, unas 300 personas se trasladaron a otros países de la Unión Europea.

 

La mujer declaró que no sabía que hacía algo ilegal, sino hasta el momento en que fue arrestada. “Solo quería hacer más fácil que las personas vinieran a visitar a sus familiares”, declaró a las autoridades.

 

Ella trabajaba en una agencia de viajes que expedía documentación falsa que se entregaba a los clientes desde la sucursal de la agencia en Filipinas y que por un precio de 70,000 coronas, equivalentes a unos $12,700 dólares, se incluían los boletos de avión, una visa temporal, hospedaje temporal, dinero en efectivo y una tarjeta de teléfono. La agencia de viajes para la que trabajaba IPB se ha declarado en bancarrota.

 

La fiscalía danesa ha pedido una sentencia de ocho años de prisión y la posterior deportación. Se espera que la sentencia sea dictada a finales de esta semana.

 

 

Más información The Copenhagen Post

 

www.miabogadoenlinea.net