Una corte británica emitió un fallo muy controvertido por el cual los donadores de esperma que conozcan a las personas a quienes donaron, pueden solicitar conocer al hijo que procrearon y participar en su educación.

 

De esta manera los donadores pueden solicitar judicialmente que se les concedan derechos de paternidad y la corte resolverá tomando en consideración las circunstancias específicas de cada caso, principalmente el bienestar del menor y el derecho de las familias de educar a sus hijos.

 

El caso en el que se emitió esta sentencia se trata de tres parejas, cada una unida en sociedad de convivencia, dos de mujeres lesbianas y una de hombres homosexuales. Uno de los hombres es el padre biológico de los dos hijos de una de las parejas de mujeres, y el otro es el padre biológico de un hijo de la otra pareja de mujeres.

 

Las parejas solían ser amigas por lo que no establecieron por escrito ningún acuerdo sobre los derechos de paternidad de los donadores. Pero al nacer los niños, los dos hombres quisieron intervenir en su crianza, algo que las madres no estaban dispuestas a permitir. Al tensarse las relaciones entre ellos, los hombres solicitaron judicialmente ser reconocidos como padres de los niños y ejercer sus derechos y obligaciones parentales respecto de los menores.

 

Previo a este fallo los donadores de esperma no tenían derechos sobre el o los hijos que nacieran a partir de su donación, sin importar si el niño había nacido en una familia homosexual o heterosexual ya que la Ley de Embriología y Fertilización Humana de 2008 concede a las parejas unidas en sociedad de convivencia los derechos de paternidad sobre el hijo de la mujer que está embarazada a partir de un tratamiento de fertilidad.

 

A partir de este fallo la recomendación que se está haciendo a los futuros padres y donadores de esperma es que firmen acuerdos previos en donde establezcan el alcance de los derechos y obligaciones de los donadores para asegurar que en el futuro las familias de crianza no se llevarán la sorpresa de tener que incluir a un tercero en las decisiones que toman respecto de sus hijos.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net