El diario El Mercurio de Chile publicó este miércoles varias declaraciones de Baltasar Garzón, ex juez de la Audiencia Nacional española, sobre el caso de Augusto Pinochet.

 

Fue Baltasar Garzón el juez que en 1998 solicitara a las autoridades británicas la detención y extradición a España de Augusto Pinochet para juzgarlo por la muerte de ciudadanos españoles en Chile.

 

Las autoridades británicas rechazaron la extradición bajo el argumento de que Pinochet, por razones médicas, no estaba en condiciones de enfrentar un juicio y sobre el particular el abogado Garzón declaró que la decisión le causó “disgusto y pena por las víctimas”.

 

Por la decisión de revisar judicialmente la dictadura chilena, Baltasar Garzón recibió numerosas críticas a las que ahora responde de la siguiente manera: "Yo creo que había un desconocimiento -quizás hoy menos- del sentido de la jurisdicción universal, que no hemos inventado los jueces. Es una norma aprobada por diferentes parlamentos y recogida en instrumentos internacionales, justamente para que no haya impunidad, dificultades o imposibilidad en el país respectivo ante crímenes de lesa humanidad, genocidio, tortura, etcétera".

 

La jurisdicción internacional es una figura por la cual  un país puede perseguir presuntas violaciones a los derechos humanos pese a que no se hayan cometido esas violaciones en su territorio, si el país donde se cometieron no persigue los delitos.

 

Baltasar Garzón, quien intentó llevar el franquismo a juicio, fue expulsado definitivamente de la carrera judicial española en febrero de 2012 cuando la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial de España acordó la expulsión formal de la carrera judicial de Baltasar Garzón cumpliendo así la sentencia que el Tribunal Supremo le impuso de 11 de años de inhabilitación como sanción por las escuchas ilegales de abogados y detenidos del caso Gürtel.

 

 

 

Más información emol.com

 

www.miabogadoenlinea.net