La Comisión Electoral de Tailandia hizo un llamado a Abhisit Vejjajiva, líder de la oposición y quien fuera primer ministro en 2010, a dejar de convocar a los tailandeses a sabotear el referéndum para reformar la Constitución.

 

El gobierno a cargo de la primera ministra Yingluck Shinawatra ha propuesto reformas constitucionales. Frente a la oposición a estas reformas en julio pasado el Tribunal Constitucional falló por la legalidad de la reforma a la Constitución y sugirió que se sometiera a un referéndum popular.

 

Es contra este referéndum que se pronuncia la oposición quienes sostienen que el gobierno pretende modificar la Constitución de 2007 para permitir que el depuesto líder, Thaksin Shinawatra, hermano mayor de la primera ministra, pueda regresar al país sin cumplir la sentencia de dos años de prisión por corrupción que se le impuso tras el golpe de estado que se efectuó en su contra en 2006.

 

La actual Constitución de Tailandia data de 2007 y fue aprobada por referéndum popular celebrado por el gobierno interino tras el golpe de estado. Se trata de una Constitución que el grupo en el poder ha calificado de ilegal y cuyos intentos de reforma son descritos por la oposición como un intento por desaparecer la actual forma de gobierno de monarquía constitucional.

 

En esta lucha de poder, el líder de la oposición hizo el llamado para “abortar” los planes de reforma a lo que la Comisión Electoral le respondió que cualquier movimiento tendiente a engañar, intimidar o influenciar a votantes  para que no ejerzan su derecho al voto durante el referéndum es una delito sancionado con hasta 10 años de prisión y multa de hasta 200,000 baht, equivalentes a 6,600 dólares.

 

Frente a este llamado de atención el líder la oposición, Abhisit Vejjajiva, precisó que su llamado era hacia votar por el "no" a la reforma constitucional propuesta.

 

De conformidad con la Constitución y la Ley de Referéndum de Tailandia, para que un acto de consulta popular sea válido se requiere que participe por lo menos la mitad del padrón electoral, que equivale actualmente a unos 46 millones de tailandeses por lo que la validez la dará la participación de 23 millones de ciudadanos.

 

Declarado válido el referéndum, si la mayoría de los electores, 11.5 millones de personas, vota a favor de la reforma constitucional, ésta será procedente.

 

Por lo anterior expertos en derecho constitucional consideran que la mejor manera de manifestar oposición al referéndum es no acudiendo a las urnas a fin de que no se alcance el número de votantes requeridos, o bien, votando de manera negativa.

 

 

Más información Nationmultimedia.com

 

www.miabogadoenlinea.net