Un restaurante en Brightlingsea, Essex, Reino Unido, llevaba ocho años utilizando el nombre “Scooby Snax” habiendo ganado incluso concurso locales y regionales por la calidad de sus alimentos.

 

Pero Warner Bros, actuales propietarios de Hanna Barbera han hecho pesar su poder, enviando al restaurante una carta de cese y desistimiento respecto al uso del nombre por ser una marca registrada del gigante de Hollywood.

 

Sus problemas empezaron cuando trataron de registrar el nombre de su restaurante para proteger su negocio, ya que recibieron una carta de los representantes legales de la empresa advirtiéndoles que cesaran de violar los derechos de autor o se harían acreedores a una demanda por más de un millón de libras, señalándoles que no podían hacer uso del nombre o cualquier palabra que se le pareciera, sonara o en cualquier forma fuese semejante a Scooby.

 

John McNeill, dueño del restaurante, aunque tenía elementos para probar que registró la marca en Europa antes que Hanna Barbera, decidió evitar un costoso proceso legal y firmó un acuerdo obligándose a retirar todo el material que tuviera el nombre Scooby, incluyendo letreros exteriores, material publicitario, folletos, uniformes, menús y comandas, entre otros documentos.

 

Un portavoz de Warner Bros dijo: "Al principio hicimos contacto con el Sr. McNeill a través de estándares y procedimientos normales. Posteriormente llegamos a un acuerdo que protege la valiosa propiedad intelectual de Hanna-Barbera Productions Inc, así como la creatividad de aquellos que crearon el muy querido y famoso personaje de Scooby-Doo y la marca Scooby Snacks marca”.

 

 

Más información en dailymail.co.uk

 

www.miabogadoenlinea.net