Finalizada la función de los gacaca o tribunales especiales en Ruanda sobre el genocidio y las funciones del Tribunal Penal Internacional para Ruanda en su recta final, en La Haya, Holanda, inició el juicio en contra de una mujer por su participación en los hechos que el1994 llevaron a la muerte de más de 800,000 tutsis.

 

La acusada es una mujer de 68 años, Yvonne Baseyda, quien llegó a Holanda en 1988 y que obtuvo la nacionalidad holandesa en 2004.

 

Esta mujer es acusada de haber incitado en 1994 a jóvenes hutu en Kigali, capital de Ruanda, para atacar a la minoría tutsi con fatales consecuencias. La acusación la involucra no solo en haber incitado a los jóvenes sino también de haber participado en los homicidios.

 

Yvonne Baseyda fue detenida en 2011 y está siendo procesada bajo el principio de jurisdicción universal por el cual los tribunales de una nación quedan facultados para juzgar delitos contra la humanidad si el país en donde se originaron los hechos no los juzga.

 

El abogado de la indiciada, experto en derechos humanos, sostiene que la acusación no está bien fundamentada pues existen contradicciones en los testimonios de los supuestos testigos y acusa al sistema de querer encarcelar a los criminales de guerra a cualquier precio.

 

La Fiscalía General del Estado de Holanda declara que en el país hay más ruandeses en la situación de Yvonne Baseyda: “Al menos una decena tienen las manos manchadas de sangre y han pedido, o bien obtenido asilo”.

 

De acuerdo con los reportes, este es el primer juicio que inicia en Holanda por genocidio, aunque en el pasado otros ruandeses han sido juzgados pero por otro tipo delitos aunque relacionados con los sangrientos sucesos de 1994.

 

 

Más información El País

 

www.miabogadoenlinea.net