Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 903
powered by social2s

Las subastas de ciertos artículos han sido noticia desde la semana pasad en que Christie´s pretendió subastar dos piezas de bronce que el gobierno chino alegaba que le pertenecían por tratarse de patrimonio histórico, y cuya subasta fue saboteada por un ciudadano chino que ganó y luego se negó a pagar.

 

Ahora los ojos del mundo en este delicado tema vuelven sus ojos hacia la India ya que la casa de subastas Antiquorum Auctioneers está subastando, desde el día de ayer, algunos artículos que pertenecieron a Gandhi, entre ellos, sus lentes, unas sandalias, un cuenco, un plato y un reloj de bolsillo. De los lentes se cuenta que cuando los regaló dijo que con ellos había visto a una India libre.

 

Porque la diferencia con la subasta de los artículos chinos es que ellos fueron saqueados del país, mientras que las pertenencias de Gandhi fueron incluso regaladas por él.

 

 

El gobierno de la India, a través de un tribunal localizado en Nueva Delhi emitió la prohibición de la venta de estos artículos por tratarse de parte del patrimonio cultural de la India. Sin embargo aseguró que no tiene jurisdicción en los Estados Unidos, donde se encuentra la casa de subastas, por lo que la prohibición no se puede hacer efectiva.

 

Además, el gobierno de la India pidió la intervención del gobierno de los Estados Unidos para detener la subasta, una acción que los poderes federales Estados Unidos no pueden emprender legalmente.

 

Es interesante resaltar que el día de ayer, el hasta hoy legítimo propietario de los objetos, ofreció a India la donación de los mismos, siempre que el gobierno Indio aprobara mayor gasto social en contra de la pobreza o bien de que iniciara una exhibición mundial de los artículos de Gandhi para llevar sus principios en contra de la violencia a todo el mundo.

 

Un representante del gobierno de la India declaró que al ser una nación soberana, no pueden aceptar condiciones impuestas por nadie, por lo que rechazó el ofrecimiento del propietario, James Otis, un pacifista de Los Ángeles.

 

La subasta no ha sido interrumpida ya que se están tomando las ofertas no solo personalmente, sino también vía telefónica y por correo electrónico, hasta hoy a las 6 de la tarde hora local.

 

Además, para evitar lo sucedido la semana pasada en Christie’s, Antiquorum ha solicitado por primera vez referencias bancarias por parte de los oferentes.

 

Todo parece indicar que la venta de estos artículos es inminente.

 

Fuente The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net

 

powered by social2s