Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1193
powered by social2s

El día de hoy, la Suprema Corte de Justicia de California escuchará argumentos a favor y en contra de la llamada Propuesta 8 que fue votada en noviembre pasado, y en donde por mayoría se decidió a prohibir en aquel estado el matrimonio entre personas del mismo sexo.

 

Estas audiencias han acarreado ya movilizaciones por parte de la comunidad homosexual del estado, quienes han pagado anuncios en televisión y radio y han incluso organizado vigilias nocturnas con velas para pedir a la población que los apoye en sus derechos de contraer matrimonio.

 

El día de hoy la Corte no decidirá nada, ya que solo se trata de un día de audiencias y su decisión la dará a conocer hasta dentro de 90 días.

 

La Propuesta 8, que fue aprobada por voto de la mayoría, estableció una enmienda constitucional que dice que solo el matrimonio contraído entre un hombre y una mujer es legalmente válido y reconocido en el estado de California.

 

La Corte decidirá tres aspectos fundamentales respecto de esta Propuesta: si se trata de una enmienda o de una revisión constitucional, si viola la separación de poderes de California y, de no ser una propuesta inconstitucional, qué pasará con los matrimonios entre homosexuales celebrados previo a la aprobación del documento.

 

Si la Corte decidiera que la propuesta no se trata de una enmienda constitucional, sino de una revisión, la reforma constitucional sería inválida ya que de acuerdo con la ley californiana, las revisiones se deben aprobar por las dos terceras partes de los miembros de cada cámara legislativa o bien por medio de una convención constitucional, y no pasan con un referéndum como es el caso.

 

Los detractores de la Propuesta 8 aseguran que se trata de una violación de sus garantías estatales y federales, ya que se eliminó su derecho de contraer matrimonio, de tener igualdad de derechos y de no ser discriminados. Pero los defensores argumentan que no se trata de un derecho adquirido, y que fallar en contra de la propuesta iría en contra de la voluntad popular que se expresó en las urnas el pasado mes de noviembre y que pondría en duda el proceso en sí mismo.

 

Recordemos que los matrimonios que se contrajeron previo a noviembre del año pasado, fueron en virtud de una resolución de la misma Corte en que identificaba a los grupos de homosexuales con un sector históricamente discriminado lo que abrió la posibilidad desde mayo a noviembre a que parejas de homosexuales registran su unión legalmente.

 

Y mientras en California se pelea el derecho del matrimonio entre homosexuales, en Francia se está discutiendo un proyecto de ley sobre la homoparentalidad, es decir, que parejas de homosexuales, ambos, puedan adoptar legalmente.

 

Hasta el momento, en México inclusive, la adopción se puede realizar por una sola persona, hombre o mujer, y con él o ella el menor crea vínculos jurídicos. Por lo que la importancia de esta ley radica en el hecho de que se reconocerían los vínculos legales con ambos padres, o madres, y no con uno solo, con lo que se equipararían estas adopciones con las realizadas por matrimonios heterosexuales, en donde el niño tendría todos los derechos derivados de la patria potestad por parte de ambos miembros de la pareja.

 

Estos son temas, que nos gusten o no, están revolucionando a la sociedad en sus bases mismas y cuyas decisiones legales plantean verdaderos retos jurídicos para los poderes judicial y legislativo.

 

Fuente The New York Times y abc.es 
www.miabogadoenlinea.net
powered by social2s