Quienes se encontraban cabildeando una ley para permitir la doble nacionalidad en Dinamarca tendrán que esperar por lo menos otro año ya que una ley de este tipo no fue anunciada en la agenda del Parlamento para este año legislativo.

 

En Dinamarca, bajo ciertas condiciones se puede obtener una doble nacionalidad por nacimiento, pero la ley actual no prevé la adquisición de otra nacionalidad.

 

Así, daneses que han hecho su vida en otros países, para obtener la nacionalidad del otro país deben renunciar a su nacionalidad original. De la misma manera extranjeros que viven y trabajan en Dinamarca, muchos de los cuales se han casado en ese país y han tenido hijos nacidos en Dinamarca, apara obtener la nacionalidad deben renunciar a su nacionalidad por nacimiento lo que no muchos están dispuestos a hacer por los lazos culturales y familiares que sus países originales siguen representando.

 

No poder obtener la nacionalidad danesa supone para muchos de ellos un contratiempo pues se ven más vigilados y regulados en sus actividades empresariales y profesionales que efectúan en Dinamarca además de que obtener visas para entrar a otros países les supone efectuar trámites ante sus consulados lo que representa mayor tiempo y gastos.

 

El gobierno danés había anunciado el año pasado que sometería al Parlamento la ley sobre doble nacionalidad, a partir de lo cual grupos a favor de esta iniciativa habían estado trabajando con el Ministerio de Justicia para preparar el borrador de la ley.

 

Se trata de grupos que hoy están sorprendidos por que el Parlamento no ha incluido en sus trabajos de este año la revisión de la iniciativa.

 

Sobre el particular, un vocero del Ministerio de Justicia declaró que se encuentran trabajando en la elaboración del proyecto de ley sobre doble nacionalidad, pero que no lo han pasado porque es un tema complicado con implicaciones judiciales que necesita una mayor consideración y anunció que se trata de una iniciativa que pasarán antes de que terminen los cuatro años de mandato del actual gobierno.

 

Quienes en México tuvieron que renunciar a otra nacionalidad para obtener la nacionalidad mexicana antes de que se aprobara la doble nacionalidad entienden lo doloroso que puede llegar a ser cortar los vínculos jurídicos con sus países de origen. Muchos de estos mexicanos han podido recuperar la nacionalidad a las que por ley se vieron obligados a renunciar, pero para otros, por razones jurídicas, la posibilidad ya no existe.

 

 

Más información The Copenhagen Post

 

www.miabogadoenlinea.net