Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 2620
powered by social2s

La Corte Penal Internacional, con sede en La Haya, acaba de anunciar el proceso que se seguirá a Omar al-Bashir, actual presidente de Sudán, siendo esta la primera vez que la Corte procesa a un presidente en funciones.

 

Se le acusa de numerosos crímenes de guerra, entre ellos la deliberada intención de acabar con grupos étnicos que apoyan a los rebeldes en la conflictiva zona de Darfur.

 

El tribunal, conformado por tres jueces, decidió que existe suficiente evidencia para procesarlo por los cargos imputados, no así por genocidio, crimen que por su gravedad es muy difícil de demostrar y a la fecha no existe evidencia suficiente para procesarlo por este hecho.

 

Las Naciones Unidas estiman que en los pasados seis años del conflicto en Darfur, han fallecido unas 300,000 personas, ya sea asesinadas o por hambre debido a los desplazamientos y que más de 2.5 millones de habitantes de la zona han sido desplazados debido al conflicto armado.

 

La resolución de la Corte llega en un momento de gran inestabilidad en Sudán ya que los grupos rebeldes han estado expandiéndose a otras zonas, además de que se celebrarán elecciones próximamente.

 

Omar al-Bashir declaró, cuando conoció la noticia, que la Corte podía “comerse” la causa judicial. Sin embargo el vicepresidente, quien fuera un líder rebelde en la zona del sur y que comparte el gobierno en una coalición, hizo una declaración en términos más conciliatorios mencionando que en su momento verían como manera la decisión de la Corte.

 

Para los grupos defensores de Derechos Humanos, esta decisión es muy acertada ya que deja el claro mensaje de que nadie puede escapar de la acción de la justicia. Sin embargo hay quienes la ven como una peligrosa decisión que puede acarrear mayor inestabilidad en la zona.

 

Fuente The Christian Science Monitor

 

 www.miabogadoenlinea.net

 
powered by social2s