Junto con la 66 Asamblea General de la ONU se celebró el Evento sobre Tratados con la finalidad de promover entre los países la ratificación o firma de los más de 550  tratados internacionales que se encuentran depositados en la Secretaría General de este organismo.

 

De el evento de este año, 48 estados realizaron 87 actos relacionados con tratados, de los cuales 30 fueron ratificaciones, 24 adhesiones, cuatro aceptaciones y dos consentimientos para unirse a algún tratado.

 

Indonesia y Suazilandia se adhirieron al Protocolo Opcional de a Convención de los Derechos de los Niños en materia de Venta de Niños, Prostitución y Pornografía Infantil.

 

Estos dos países junto con Nigeria se adhirieron también a otro Protocolo Opcional que fortalece la Convención de los derechos de los Niños y que se refiere a evitar que se involucren en conflictos armados.

 

Samoa, por su parte, ratificó las enmiendas al estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional, haciendo de este país el segundo miembro del Estatuto de Roma en ratificar las enmiendas que definen el delito de agresión.

 

Dominica, Israel, Polonia, Rusia y Suazilandia ratificaron la Convención de 2006 sobre los Derechos de personas con Discapacidades.

 

Honduras y Portugal se adhirieron a la Convención sobre los apátridas que obliga a los estados miembros a dar los mismos derechos que a nacionales en materia d elibertad religiosa y educación a personas sin nacionalidad.

 

Malta, Nigeria y Turquía ratificaron la Convención de 2005 en materia de Supresión de Actos de Terrorismo Nuclear, documento que penaliza dichos actos y promueve la cooperación policíaca y judicial en la prevención, persecución y castigo de esos actos.

 

Finalmente, el 1° de octubre entró en vigor el Acuerdo Internacional del Cacao, que adoptado en 2010 fortalece la cooperación entre los países importadores y exportadores de cacao.

 

Lo deseable es que todas estas acciones internacionales se vieran reflejadas internamente en cada uno de los países en acciones directas y concretas para cumplir con el derecho internacional. Sin embargo, y muy lamentablemente, la experiencia nos muestra otra cara en la que pese a haberse ratificado documentos internacionales los países no adoptan las medidas necesarias para cumplirlos quedando en letra muerta los tratados. Como un ejemplo recientemente expuesto en esta revista electrónica tenemos el de Japón, que pese a haber ratificado el protocolo opcional sobre pornografía infantil, sigue sin penalizar la tenencia de este material.

 

 

Más información ONU

 

www.miabogadoenlinea.net