La Fiscalía Nacional de Sudáfrica decidió imputar a los 270 mineros que se manifestaban en la mina Marikana cuando 34 mineros fueron asesinados por la policía.

 

Justificaron su decisión de imputar a los mineros y no a los policías, en la llamada "doctrina del propósito común", una política que data de la época del apartheid mediante la cual se  logró por años contener las manifestaciones violentas de los sudafricanos de raza negra.

 

De acuerdo con esta doctrina, si una persona se encuentra en una multitud en la que hay sospechosos con armas y se enfrentan a la policía en un tiroteo que deja muertos, aunque esa persona no haya jalado el gatillo o no haya portado armas, es considerada responsable de las muertes o lesiones que resultaren.

 

Esta doctrina se aplicó durante el apartheid en varias ocasiones, una de ellas, la más recordada, en 1989 en el caso conocido como los Catorce de Upington en el que estas personas fueron sentenciados a muerte por el homicidio de un policía en 1985, aunque el juez reconoció que ellos no lo habían matado.

 

Por lo inaudito del caso contra los mineros, el ministro de justicia de Sudáfrica, Jeff Radebe, solicitó a la Fiscalía una explicación de esta imputación que ya ha sido repudiada como ilegítima por abogados constitucionalistas del país y que uno de ellos, Pierre de Vos, señaló como un abuso flagrante del sistema de justicia penal.

 

Debido a las críticas por las imputaciones a los 270 mineros detenidos durante las protestas, seis de ellos aún hospitalizados, la fiscal general anunció este domingo que se retirarían provisionalmente los cargos, aunque señaló que solo se puede retirar la acusación definitivamente hasta que concluyan las investigaciones. Por este motivo unos cien mineros saldrán hoy en libertad y se espera que el resto de ello lo haga mañana martes.

 

Cabe señalar que ningún policía de los que participó en los acontecimientos está detenido ni ha sido imputado. Al respecto la Fiscalía declaró que se conduce una investigación interna en la policía la cual podría durar varios meses.

 

La mina Marikana, la tercera productora de platino en el mundo, permanece cerrada desde hace tres semanas en que iniciaron las protestas de los mineros solicitando mejores condiciones de seguridad y un salario más alto. Mientras los mineros están encarcelados, las conversaciones entre patrones y trabajadores sobre el motivo de la huelga continúan sin que se haya llegado a un acuerdo.

 

Actualizado 03/09/2012 9:34

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net