En nuestro país el pasado 1° de julio fue el día  de la jornada electoral, en la que los votantes acudieron a las urnas a votar, entre otros puestos de elección popular, por un nuevo Presidente de la República.

 

Para ello los votantes se identificaron con la Credencial para votar con fotografía. En nuestro país desde la década de los ochenta se ha utilizado una credencial de elector para votar, pero a partir de 1992 se le incorporó la fotografía además de otras medidas de seguridad lo que la ha convertido en un medio de identificación oficial.

 

Estados Unidos está por vivir también un proceso electoral el próximo 1° de noviembre y en 30 estados han aprobado legislación para pedir a los votantes una identificación aunque sólo en cuatro de esos estados es obligatorio que la identificación incluya fotografía.

 

Esta propuesta ha provocado controversia siendo la más reciente en el estado de Pennsylvania. La ley establece que las personas al votar deberán mostrar una identificación con fotografía ya sea federal, estatal o municipal, lo que incluye la identificación que otorgan las universidades. Las personas que tienen una objeción religiosa en relación con las fotografías pueden usar ciertas identificaciones emitidas por el estado sin fotos. Cualquier persona que acuda a votar sin credencial con fotografía emitirá un voto provisional, que contará siempre y cuando el votante puede proporcionar prueba de identificación dentro de los seis días siguientes al día en que emitió su voto.

 

Aquellos que impugnan la ley afirman que la misma impone una carga indebida sobre el derecho al voto,  viola la garantía de "igual protección" y  crea una nueva obligación para votar más allá de lo que la Constitución exige y por ello solicitaron la suspensión de la ley.

 

El juez negó la suspensión y determinó que la ley no viola los derechos de los votantes. La decisión fue apelada y se encuentra en manos de la Corte Superior del estado.

 

En la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos ya existe un precedente a favor de este tipo de disposiciones estatales, en el que la Corte señala que una ley de identificación de votantes se justifica por razones válidas  como la lucha contra el fraude electoral, basados en el principio electoral de “un hombre, un voto”, por lo que debe mantenerse sin importar la razón de su promulgación, incluyendo el que haya sido motivada por intereses partidistas.

 

Pennsylvania es considerado un "estado clave" y los estrategas políticos consideran que estas nuevas legislaciones estatales inclinarán la balanza de la elección.

 

 

Más información en legallad.quickanddirtytips.com

 

www.miabogadoenlinea.net