Dos años después de habérsele impuesto una multa por un mensaje que envió vía Twitter, el Alto Tribunal de Londres revierte la sentencia y, en palabras de Paul Chambers, lo vindica.

 

Se trata del británico que en mayo de 2010 fue encontrado culpable de enviar un mensaje amenazante cuando desde el norte del país y en su cuenta de Twitter escribió a sus entonces 600 seguidores: “¡El aeropuerto Robin Hood cerrado! Tienen una semana para recoger su mierda o lo voy a volar”.

 

Chambers explicó que el mensaje reflejaba exclusivamente la frustración que sintió por no poder viajar debido a la nieve, pero el juez consideró que en su mensaje había una amenaza explícita que violaba la sección 127 de la Ley de Comunicaciones y fue condenado a pagar $385 dólares como multa y $955 por gastos legales.

 

Paul Chambers consideró tan absurdo el asunto que apeló, pero la corte de apelaciones mantuvo la sentencia original por lo que decidió llevar su caso ante el Alto Tribunal, y al haberse considerado un caso de libertad de expresión, obtuvo el apoyo de miles de tuiteros y de personalidades británicas como el comediante Stephen Fry, a quien vimos en la película Sherlock Holmes, Juego de Sombras, en el papel de Mycroft Holmes, hermano de Sherlock.

 

El Alto Tribunal le concedió la razón a Chambers pues señaló que si sus seguidores habían entendido el mensaje como un chiste, quizá uno de mal gusto pero chiste al fin, no había razón para considerarlo un mensaje amenazante.

 

La decisión no será apelada pese a que la fiscalía considera que el tweet pudo haber sido interpretado con temor por varias personas y en un breve comunicado señalaron que acatarán la decisión.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net