En el vigésimo aniversario de la muerte del juez italiano Paolo Borsellino, 57 días después de la muerte del juez Giovanni Falcone, la ONU les rindió homenaje por haber sentado las bases de combate al crimen organizado.

 

Paolo Borsellino murió el 19 de julio de 1992 en un atentado de carro bomba en Palermo, Sicilia, Italia. El 23 de mayo de ese año falleció el juez Falcone en Capaci, Sicilia, en un atentado similar que cobró su vida, la de su esposa y la de tras oficiales de la policía. Ambos juzgaban a miembros de la mafia italiana.

 

Yuri Fedotov, director ejecutivo de la Oficina de la ONU contra el Delito y las Drogas, UNODC, señaló que la labor de estos magistrados sentó las bases de la Convención de la ONU sobre el Crimen Organizado Transnacional, y que veinte años después de su muerte se siguen aplicando los principios judiciales que establecieron en el combate al crimen organizado.

 

La cooperación legal y judicial internacional, la protección a testigos y técnicas especializadas de investigación son las bases sobre las que trabajaron los magistrados italianos y sobre las que se sigue trabajando en el combate al crimen organizado.

 

Además, fue el magistrado Falcone quien enfocó los procesos hacia el rastro del dinero generado por el crimen organizado y el decomiso de bienes de estas organizaciones. Métodos que se siguen recomendando como línea principal de combate al crimen organizado, pero que en México no ha terminado de encontrarse la fórmula legal idónea para hacerlo.

 

De acuerdo con Yuri Fedotov, Italia, al haber sido uno de los primeros países en enfrentarse al crimen organizado, ha sido líder en el combate al mismo, sentando las bases del camino que la comunidad internacional sigue para terminar con este flagelo cuyas transacciones representan $870 mil millones de dólares al año, seis veces más que el financiamiento a las asistencia humanitaria.

 

 

Más información ONU

 

www.miabogadoenlinea.net