Por quinta ocasión una Comisión del Parlamento Europeo rechaza el Acuerdo Comercial Anti Falsificación (ACTA). Así, la Comisión de Comercio Internacional se une a las Comisiones de Libertades Civiles, Industria, Desarrollo y Asuntos Legales.

 

En todos los casos, los principales argumentos en contra de ACTA es que no garantiza el equilibrio entre los derechos de propiedad intelectual, la libertad de empresa, la protección de datos personales y la libertad para recibir o dar información. Además, como concluyó la comisión de Desarrollo, "la represión no es la mejor herramienta para las economías emergentes".

 

A pesar de estas cinco decisiones en el mismo sentido, algunos parlamentarios consideran necesario contar con el dictamen que emita el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la legalidad o no del acuerdo y si es “compatible con la libertad de expresión y con la libertad de Internet", antes de someterlo a votación en sesión plenaria.

 

El asunto está agendado para discutirse el próximo 4 de julio, según consta en la orden del día del pleno, pero la decisión definitiva sobre si se presenta al pleno o no será tomada el próximo jueves, cuando el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y los líderes de los distintos grupos parlamentarios revisen el caso en el marco de la Conferencia de Presidentes preparatoria de las sesiones plenarias.

 

Para su entrada en vigor, ACTA necesita ser ratificado por al menos seis de las partes que lo han negociado, entre ellos México. En el caso de la Unión Europea, deben firmarlo y ratificarlo cada uno de los Estados miembros.

 

 

Más información en El País

 

www.miabogadoenlinea.net