La Defensa de Binyam Mohamed, un etíope, que se encontraba en Inglaterra como refugiado político y que en 2004 fue enviado secretamente a la cárcel estadounidense de Guantánamo en calidad de “combatiente enemigo”, ha intentado sin éxito que las autoridades británicas hagan públicos los documentos en los que posiblemente conste que agentes de inteligencia británicos estuvieron presentes en los interrogatorios y las torturas.

No obstante, con base en esa información el Tribunal Supremo de Gran Bretaña sentenció que el departamento de seguridad interna de Reino Unido (MI5) fue cómplice de Estados Unidos en este caso  ya que sabía del trato "cruel y degradante" que sufrió el ciudadano Binyam Mohamed en la base militar de Guantánamo en Cuba desde 2004, y no dudaron en declarar que Estados Unidos amenazó con dejar de cooperar en materia de Inteligencia con el Reino Unido si se daban a conocer estos documentos.

A pesar de que Gran Bretaña ya solicitó la liberación de esta persona, Estados Unidos no lo ha hecho, ya que aunque retiró los cargos de terrorismo, anunció que será enjuiciado por otros delitos.

Fuente Europapress.es

www.miabogadoenlinea.net