La Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, que opera los tres grandes aeropuertos en los alrededores de la ciudad de Nueva York, John F. Kennedy, LaGuardia y Newark Liberty, anunció que está considerando multar a los pasajeros que no apaguen sus celulares y otros aparatos electrónicos en el momento en que personal de la aerolínea así lo indique.

 

De acuerdo con esta agencia, los pasajeros que se niegan a cumplir la disposición de apagar estos aparatos durante los despegues y aterrizajes ocasionan retrasos que tienen un alto costo económico, particularmente en esta red de aeropuertos que brinda servicios a 100 millones de personas al año.

 

El tema cobró particular importancia después de que en diciembre del año pasado una aerolínea tuviera que bajar del avión en Los Ángeles al actor Alec Baldwin quien se negó a apagar su teléfono celular. Aunque después escribió una disculpa a los demás pasajeros, lo cierto es que su actitud provocó un retraso considerable del vuelo.

 

Sin embargo no queda muy claro si la Autoridad portuaria esté facultada para cobrar este tipo de multas ya que de acuerdo con los expertos, si bien tienen autoridad en los aeropuertos, la autoridad abordo de los aviones son otras agencias federales como el FBI, además de que el perjuicio por el incumplimiento de las reglas son ocasionados a las líneas aéreas principalmente.

 

Pero la Agencia Portuaria, independientemente de que primero se tendrá que definir su competencia para el cobro de las multas, ya anunció que el esquema prevé que las multas se impongan a pasajeros reincidentes, que podrían alcanzar un monto de miles de dólares y que un porcentaje de lo recaudado podría ser entregado a las líneas aéreas.

 

Por lo visto, la mala actitud de los pasajeros respecto de apagar sus celulares y demás aparatos electrónicos durante despegues y aterrizajes es un verdadero dolor de cabeza para la autoridad que administra los aeropuertos y las líneas aéreas, así como lo es para maestros, padres, seguridad bancaria y hasta ministros del culto religioso que no logran separarnos de nuestro querido gadget por un minuto ni por motivos de seguridad.

 

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net