Estados Unidos, la Unión Europea y Japón solicitaron el pasado 13 de marzo la celebración de consultas ante la Organización Mundial de Comercio, OMC, con China a quien acusan de haber impuesto cuotas de exportación a las tierras raras.

 

Argumentan que China, productor del 95% de tierras raras, al haber impuesto los límites o cuotas a las exportaciones, han generado que los precios de los bienes manufacturados con las tierras raras se encarezcan.

 

Tierras raras es el nombre común con el que se designan a 17 elementos químicos conformados por el escandio, el litio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos y que son utilizados en la fabricación de numerosos bienes como pantallas planas de televisión, lentes de cámaras, teléfonos móviles y otros bienes como automóviles híbridos.

 

El anuncio fue hecho por el presidente Barack Obama de los Estados Unidos quien señaló que al haber impuesto limitaciones a estas exportaciones, China ha roto las reglas del comercio internacional que había acordado.

 

El ministro de industria de China, Miao Wei, declaró que la política impuesta en su país para limitar estas exportaciones está de acuerdo con las reglas impuestas por la OMC puesto que fueron impuestas para evitar el daño ambiental derivado de un exceso de extracción de estos elementos.

 

La solicitud de celebración de consultas es el inicio formal de una diferencia ante la OMC. Estas consultas dan a las partes la oportunidad de debatir la controversia y encontrar una solución satisfactoria para las partes sin necesidad de litigar el asunto. Sin embargo, si pasados 60 días de consultas no se ha resuelto el asunto, el país que reclama, en este caso Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, puede solicitar que la diferencia sea resuelta por un grupo especial.

 

 

Más información wto.org

 

www.miabogadoenlinea.net