Un tribunal en Londres, Inglaterra, encontró culpable a una pareja del homicidio de un niño de 15 años a quien acusaron de practicar brujería y de estar poseído por espíritus maléficos.

 

Kristy Bamu, el niño que fue asesinado, vivía en Francia y se encontraba de vacaciones en Londres en diciembre de 2010 cuando murió ahogado después de haber sido torturado terriblemente durante varios días.

 

Los homicidas son Magalie Bamu, hermana de Kristy, y su esposo Eric Bikubi, originario de la República Democrática del Congo y responsable de haber cometido verdaderas atrocidades contra el niño y sus otras dos hermanas, una de 20 años y otra de 11 quienes también estaban de vacaciones en Londres.

 

Eric Bikubi acusó a su cuñado de 15 años de estar ejerciendo una influencia diabólica sobre otro niño miembro de la familia, razón por la cual ejecutó sobre el niño actos y ritos tendientes a quitarle el kindoki, palabra lingala que se traduce como brujería. El lingala es una lengua que se habla en la parte noroeste de la República Democrática del Congo.

 

Este es un caso más en donde se contrapone la ley y las tradiciones y creencias religiosas que llevan a las personas cometer actos en contra de la integridad psicológica, física y de la vida de otras que piensan o actúan diferente, en la mayoría de los casos, personas altamente vulnerables como Kristy y las niñas que en diferentes países sufren de la ablación o mutilación genital femenina.

 

 

Más información Guardian.com

 

www.miabogadoenlinea.net