El pasado 28 de febrero Angélique Kidjo, embajadora de buena voluntad de la UNICEF, ofreció un concierto en las instalaciones de la ONU en la ciudad de Nueva York, en el que nos invitó a manifestarnos en contra de la ablación o mutilación genital femenina.

 

Se trata de una práctica vinculada con las tradiciones religiosas y se estima que entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas han sufrido alguna mutilación genital y que cerca de 3 millones de niñas están en riesgo de padecer una operación de ese tipo este año.

 

La ablación tiene dolorosas consecuencias, tanto a corto como a largo plazo, para la salud de la mujer, que incluyen las hemorragias, los problemas de orina, las infecciones, la infertilidad y las complicaciones en el parto.

 

En Senegal, un país donde la práctica es usual, se aprobó una ley en 1999 por la que se modificaron algunas disposiciones del Código Penal y el Código de Procedimiento Penal y se tipificaron como delitos no solo la violación, la pederastia, el atentado al pudor y la sustracción de menores, sino también la ablación genital femenina con la imposición de la pena máxima si la víctima es menor de 13 años o una mujer especialmente vulnerable.

 

De acuerdo con el gobierno, en el año de 2008 la fuerte campaña implementada había permitido el abandono de la práctica de la ablación genital femenina en el 75% de las 5.000 comunidades debido a que cada vez se hace más común que las personas que la siguen practicando sean enjuiciadas y castigadas.

 

Sin embargo no se ha abolido totalmente con esta costumbre que está muy enraizada en algunas de las catorce regiones del país y debido a los usos religiosos por lo que algunos imanes señalan que el Islam no puede aceptar una completa prohibición de esta práctica, que a sus ojos es símbolo de pureza en las mujeres.

 

Las generaciones más jóvenes, sin embargo, están mejor informadas al respecto y gracias a las campañas a favor de la salud de las niñas y mujeres se han hecho concientes tanto hombres como mujeres que sus derechos han quedado comprometidos por este tipo de tradiciones, algo que ya no están dispuestos a aceptar.

 

El siguiente video fue realizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas y en el se muestra la situación de las mujeres y niñas en Senegal

 

 

 

Más información ONU

 

www.miabogadoenlinea.net