El sistema judicial en Francia también está siendo objeto de revisión por parte del gobierno de Nicolás Sarkozy, y claro, se trata de reformas que no están exentas de críticas.

 

Con estas reformas se busca la desaparición de los llamados magistrados de investigación, quienes son autónomos, permitiendo que a partir de ahora las labores de investigación las efectúen en su totalidad la policía y la fiscalía, siendo un sistema más parecido al que se practica en Estados Unidos y Gran Bretaña.

 

Los magistrados de investigación son quienes llevan el liderazgo en ciertas investigaciones, con la facultad de analizar la evidencia e incluso de decidir si el caso se lleva a juicio o no.

 

Aparentemente las reformas obedecen a las recomendaciones que se realizaron tras un difícil caso de pedofilia ocurrido hace seis años, en donde muchas personas inocentes fueron detenidas y juzgadas debido a la falta de pericia de un joven magistrado.

 

Pero los detractores dicen que se trata de una maniobra del gobierno para deshacerse del control que estos magistrados efectúan sobre el gobierno y de los casos de corrupción que han revisado y aseguran que con estos cambios está en riesgo la independencia del Poder Judicial.

 

Cabe señalar que la figura de los magistrados de investigación en el sistema judicial francés fue introducida por Napoleón.

 

Funte BBC News 

www.miabogadoenlinea.net