Una decisión de la Suprema Corte de Apelaciones en Sudáfrica revirtió el nombramiento que el presidente Jacob Zuma hizo de Menzi Simelane como procurador general, calificándolo de inconstitucional.

 

El nombramiento de Simelane fue rebatido por la oposición al considerar que el presidente Zuma nombraba en un puesto clave a su “acólito” quien fue acusado en el pasado de haber proporcionado información falsa en un juicio que se seguía por corrupción a Zuma.

 

La oposición al gobernante Congreso Nacional Africano, y ahora los jueces de la Corte, señalaron que el nombramiento del procurador general debía ser considerado como uno de los más importantes por ser funcionario clave en el mantenimiento del estado de derecho y como tal el presidente debía haberse tomado el tiempo necesario para nombrar a una persona competente para ocupar el puesto.

 

De acuerdo con la oposición, Jacob Zuma ha estado realizando controvertidos nombramientos de diferentes funcionarios pues ha designado a colaboradores cercanos en órganos que son independientes del gobierno, pretendiendo mantener un control sobre ellos.

 

Particularmente el nombramiento del procurador de justicia fue ampliamente criticado pues es un puesto clave para la persecución de delitos como la corrupción de funcionarios estatales, tema que los analistas consideran que es endémico en Sudáfrica y que Jacob Zuma es un presidente que no persigue ni castiga estos actos.

 

La crítica se amplía con la ley que la semana pasada fue aprobada en el congreso de Sudáfrica para proteger información clasificada y así negar acceso a información y criminalizar ciertas acusaciones o incluso la posesión de cierta información.

 

La decisión de la Suprema Corte de Apelaciones respecto del nombramiento del procurador general fue aplaudida por la oposición y calificada como una victoria para la democracia.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net