El Parlamento de Sudáfrica aprobó este martes con 207 votos a favor la Ley de Protección de Información que, contrario a la corriente actual, previene la transparencia de la información gubernamental.

 

Se trata de una ley que el gobernante Congreso Nacional Africano, CNA, había estado proponiendo desde 2008, con una fuerte oposición porque se señala que es una ley que servirá para ocultar actos de corrupción a los medios de información y por ende a la sociedad.

 

Los opositores a esta nueva ley manifestaron que una vez que sea promulgada por el presidente Jacob Zuma, lo que se prevé suceda en el corto plazo, acudirán ante la Corte Constitucional para recurrirla pues consideran que se trata de una ley violatoria de la Constitución de Sudáfrica.

 

Entre sus opositores se encuentra el arzobispo Desmond Tutu, ganador del premio Nobel de la Paz, quien declaró que se trata de una ley ofensiva para los sudafricanos pues se trata de una ley que podrá usarse para evitar el periodismo de investigación.

 

Por su parte, de la oficina de Nelson Mandela, primer presidente elegido tras el Apartheid, no se implicó demasiado con el tema y solo señaló que la iniciativa no era del todo constitucional.

 

Para el CNA y los promotores de la ley, la confidencialidad de la información es necesaria algunas veces para “salvar vidas, para proteger la libertad y la seguridad de las personas, para llevar la justicia a los criminales, para proteger la seguridad nacional y para el compromiso gubernamental y diplomático”. Señalan además, que esta nueva ley es necesaria para reemplazar las leyes de confidencialidad de información que se emitieron durante el Apartheid.

 

Señalan que la nueva ley califica como delito los actos de funcionarios tendientes a retener información para ocultar un mal comportamiento o para evitar dificultades.

 

Desde que se presentó la iniciativa se hicieron algunos cambios a la misma para silenciar a la oposición. Pero a pesar de haber limitado el número de oficinas gubernamentales protegidas por la ley para no proporcionar información, las críticas no han cesado.

 

La ley fue aprobada en un momento sensible para la relación entre el gobierno y la prensa pues la semana pasada el periódico The Mail & Guardian informó que habían sido amenazados con iniciarse acción penal en su contra por haber publicado cierta información que compromete a Mac Maharaj, vocero presidencial y veterano miembro del CNA.

 

Así que la aprobación de esta ley solo genera mayores suspicacias entre la población y organizaciones defensoras de derechos humanos que consideran que esta ley en lugar de impulsar al país, lo hará retroceder a un período de secretismo contra el cual mucho se ha luchado en Sudáfrica.

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net