Con la caída del gobierno de Muammar Gadafi en Libia, legisladores en Estados Unidos hicieron un llamado a las nuevas autoridades del Consejo Nacional de Transición y al gobierno de Escocia para que se tramitara la extradición de Ali Mohmed al-Megrabi, responsable del atentado al vuelo de Pan Am en 1988 en Lockerbie, Escocia, en el que fallecieron más de 250 personas.

 

Al-Megrabi fue el único sentenciado por el atentado, pero en agosto de 2009 el ministro de justicia de Escocia ordenó su liberación fundamentado en compasión por la fase terminal de su enfermedad de cáncer de próstata, permitiéndole regresar a Libia para morir.

 

Esta preliberación ha sido uno de los asuntos más ríspidos que en materia diplomática se ha presentado en las relaciones entre Estados Unidos y el Reino Unido y es por ello que algunos legisladores estadounidenses hicieron el llamado a las nuevas autoridades de Libia para la extradición de al-Megrabi.

 

Sin embargo, el Consejo Nacional de Transición emitió un comunicado en donde hizo saber que no se efectuará dicha extradición pues es deber de Libia proteger los derechos de los ciudadanos libios y al-Magrabi ya fue juzgado y sentenciado, además de que su precario estado de salud evita su traslado por razones humanitarias.

 

Añadieron que una extradición de ese tipo sería un asunto cruel, fuera de la ley y una acción que tomaría el gobierno de Gadafi, pero no el nuevo gobierno de Libia.

 

A raíz de este comunicado, el primer ministro de Escocia, Alex Salmond, señaló que su país no tenía intención de solicitar de Libia la extradición pues la decisión de liberarlo por razón de su enfermedad terminal se tomó en 2009 y no existe evidencia de que su estado de salud haya revertido como para reconsiderar la decisión.

 

Un reportero de CNN encontró a Al-Megrabi en un poblado de Libia, inconsciente y con oxígeno y uno de sus hijos declaró que no tienen medicamentos ni médico a quien acudir, con lo que se confirma el grave deterioro de su estado de salud.

 

Mientras en Libia tanto personal de la OTAN como los hasta la semana pasada rebeldes, siguen buscando a Muammar Gadafi y a su familia, quienes parecen haberse evaporado del país.

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net